martes, 16 de octubre de 2018

LA LEY PERMITE ENCARCELARLOS POR ESTAFA...QUE ESPERA SANIDAD?

Mujeres con cáncer instan a poner fin a la impunidad de las seudoterapias

La federación de afectadas por tumores de mama teme que se conviertan en una moda


«Los pacientes con cáncer somos más vulnerables y fáciles de convencer». La frase parece una obviedad, pero dicha en boca de Antonia Gimón, vicepresidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (Fecma) es la constatación de una realidad. La desesperación es lo que lleva a los pacientes y a sus familias a caer en las falsas terapias de curanderos y seudoprofesionales, un fenómeno que, aunque minoritario, preocupa cada vez más. «Tenemos que decir basta ya y advertir con mayor insistencia que, ¡ojo!, que esto no funciona, que no tiene base científica», advierte la propia Gimón, que ayer presentó, junto varias asociaciones profesionales de oncólogos, un manifiesto que refleja las inquietudes de las 45 asociaciones que conforman la Federación Española de Cáncer de Mama. Y las seudociencias son una de ellas. «Estamos preocupados de que esto vaya a más y que llegue a convertirse en una moda», resalta Gimón.
Pero ni los pacientes ni sus familias son los culpables de la situación. «Si detrás hay un estafador, no puede salir impune, tiene que haber una legislación que lo regule, porque están estafando con la salud, y esto es muy peligroso», destaca Eva María Ciruelos, presidenta del Grupo de Investigación en Cáncer de Mama Solti. En el manifiesto, de hecho, se insta a acabar con la impunidad que existe con las seudociencias, con el limbo legal que permite que pacientes abandonen el tratamiento médico, que consiste en cirugía, radioterapia y quimioterapia, por métodos alternativos sin ninguna base científica ni eficacia. Fue lo que le ocurrió a una joven de Girona que murió el pasado mes de julio con el «seno putrefacto» por seguir los consejos de un curandero. No fue un caso único, como recordó recientemente en un congreso Vicente Guillem, presidente de la Fundación para la Excelencia y la Calidad en Oncología, quien destacó que a su consulta llegaron mujeres «con un tumor de 15 centímetros y la mama ulcerada después de tres años de recibir tratamiento con medicinas alternativas». «Es posible -reflexionó- que a lo largo de mi extensa carrera solo haya visto 20 casos, pero si sumamos esos a los 20 de otro oncólogo, a los de otro, y a los de otro...».
Estrategia contra las estafas
En la presentación del manifiesto de Fecma, el vicepresidente del Grupo Español de Cáncer de Mama, José Ángel García Sáenz reclamó una «estrategia específica contra estas estafas y timos que actúan de forma impune». «Se echa en falta que desde la Administración -alertó- se lidere de alguna forma la lucha contra las seudociencias».
Su mensaje encierra la misma filosofía que el duro comunicado contra las falsas terapias que divulgó hace unos días el Consejo General de Colegios Médicos, prácticas que también fueron condenadas por el Consejo General de Farmacéuticos. El propio Gobierno anunció la semana pasada que está trabajando en una estrategia para combatir las seudociencias, aunque aún no aclaró cómo lo hará.
Las mujeres con cáncer de mama son vulnerables a los tratamientos alternativos, aunque desde Galicia aún no se ha observado un incremento de estas peligrosas prácticas. «Nadie vino a preguntarnos nunca sobre medicinas alternativas para tratar su cáncer y nosotros siempre aconsejamos que hay que seguir los tratamientos de la medicina», explica Olga Sotelo, presidenta de Adicam, una de las asociaciones más activas de pacientes.

Ocho de cada diez gallegos, dispuesto a participar en un ensayo clínico

El Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama presentó ayer una encuesta, a pocos días de la celebración el viernes del Día Mundial del Cáncer de Mama, en la que se revela que ocho de cada diez gallegos se muestra dispuesto a participar en un ensayo clínico si el oncólogo así se lo recomienda. «Las personas que participan no solo pueden estar beneficiándose de un nuevo tratamiento innovador, sino que están ayudando a que otros pacientes puedan hacerlo en el futuro», explicó Miguel Martín, presidente del grupo. Sobre la enfermedad, de la que se diagnostican cada año más de 4.500 nuevos casos en Galicia, aún existe un gran desconocimiento, como prueba el hecho de que el 30 % de los gallegos cree que todos los pacientes la superará, por ser el tumor con más tasa de supervivencia. Pero es el que más fallecimientos causa entre las mujeres.

¿QUE MAS DA? TODOS ERAN SERES VIVOS



Aumenta la polémica sobre la antigüedad de pinturas rupestres en cuevas españolas

La nueva datación de pinturas de neandertales en tres cuevas españolas pone de manifiesto la existencia de dos bandos entre expertos, de alguna manera enfrentados entre sí por sus estudios.

  • -

Panel 78 en la cueva La Pasiega (Cantabria) y dibujo del panel realizado en 1913 por el arqueólogo francés Henri Breuil./JOAO ZILHAO/BREUIL
A principios de año se publicó un estudio sobre las pinturas prehistóricas existentes en tres cuevas españolas que revolucionó el panorama del arte rupestre en Europa. La antigüedad que se les atribuía era tal que solo los neandertales podían haber sido sus autores, a pesar de que hasta entonces se pensaba que el arte parietal nació en Europa con la llegada del hombre moderno, el Homo sapiens. Quizás por lo mucho que está en juego en el mundo de la arqueología, el estudio ha dado lugar a una gran polémica que, en la parte más visible, se está manifestando de forma poco habitual en las páginas de la revista de referencia mundial que publicó muy destacado (y dio, por tanto, por bueno) el primer estudio, la revista Science.
Dado que se trata de cuevas situadas en territorio español la polémica está ya en la arena de la ciencia española, porque en ambos bandos, si se puede decir así, se manifiestan expertos españoles. Quizás lo más interesante de este tema, sin embargo, sea que se está poniendo en valor el rico patrimonio artístico de las cuevas españolas, con pinturas que complementan en el tiempo y en el espacio las de la famosísima cueva de Altamira y en las que todavía hay mucho que descubrir y que estudiar, en un marco de escasez de medios constante.
Los neandertales eran artistas, aseguraban los investigadores del primer estudio, porque las pinturas datadas por ellos arrojaron una antigüedad mínima de 65.000 años. En esa época todo indica que solo los neandertales habitaban Europa y que los humanos modernos llegaron hace entre 45.000 y 40.000 años. Este estudio se consideró la primera prueba clara de que los primos extintos de nuestra especie practicaban el arte rupestre parietal, aunque ya había indicios de que tenían sistemas de comunicación simbólica complejos, expresados, entre otros ejemplos, a través de conchas marinas teñidas y decoradas.
Estas conclusiones no han sido aceptadas por otros expertos, que consideran que el problema está en detalles relacionados con el método de datación utilizado (como la contaminación externa del carbonato) y las conclusiones extraídas por el amplio equipo liderado por Dirk Hoffmann, del prestigioso Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva. El método se basa en la datación de los pequeños depósitos de carbonatos sobre las pinturas, que contienen trazas de los elementos radiactivos uranio y torio y dan una edad mínima para lo que hay debajo.
Pasado este verano, cuatro expertos publicaron en la misma revista un contraestudio que indicaba una edad de solo 47.000 años para las pinturas, edad que consideran mucho más consistente con el contexto arqueológico conocido. Entre ellos está Roberto Ontañón, que es el director de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria. Entre las tres cuevas estudiadas por Hoffmann y sus colegas está la cántabra La Pasiega.
Dirk Hoffman y un colega toman muestras de carbonato sobre el dibujo en forma de escalera en el panel 78 de La Pasiega./ C.D STANDISH, A.W.G. PIKE Y D.L. HOFFMANN
Las otras dos son Maltravieso (Extremadura) y Ardales (Andalucía). Ontañón, que es también director del Museo de Prehistoria y Arqueología (Mupac), ha comentado que el método de uranio-torio se usa en formaciones de calcita grandes, sobre todo estalagmitas y que es mucho menos fiable en capas finas o granitos de calcita, porque da lugar a un “envejecimiento” de las muestras. “Creemos que, a la luz de estos datos, es precipitado decir que las pinturas son tan antiguas como para ser obra de neandertales y proponemos poner en cuarentena las fechas a la espera de que estudios más profundos aclaren las dudas”, concluyó en declaraciones a Efe.
Pero la cosa no terminó ahí. La semana pasada los autores del primer estudio contraatacaron. Arguyen que uno de los argumentos utilizados para criticar su estudio, el de que si están en lo cierto ha habido un desierto de nada menos que 25.000 años en el arte rupestre (desde los 65.000 años hasta los 40.000 años de otras obras datadas) indica una falta de comprensión de cómo funciona la técnica de las edades mínimas en este tipo de datación. Para ellos, el panorama más probable es que en Europa el arte rupestre emergió antes de hace 65.000 años y continuó de forma más o menos continua durante el Paleolítico.
“No se puede evitar la conclusión de que estos patrones temporales implican que los neandertales son los autores del arte rupestre más antiguo de Europa”, afirman los investigadores, varios de los cuales son de instituciones españolas (de Andalucía, Extremadura, Cataluña y Madrid).
Uno de ellos, el portugués Joao Zilhao, de la Universidad de Barcelona, se ha mostrado muy tajante: “La crítica contiene errores garrafales, se equivoca de la primera a la última palabra y carece de base científica”, informa Efe. Palabras muy gruesas para una polémica científica que indican lo que está en juego, dos formas muy diferentes de estimar la capacidad de los neandertales en comparación con los humanos actuales.
Y a todo esto, ¿qué es lo que hicieron aquellos antiquísimos artistas que, movidos probablemente por razones rituales, nunca pensarían que fueran objeto de tantas discusiones en la posteridad? Pues hay representaciones claras de animales, así como rayas, puntos, escaleras y otros símbolos variados, además de manos en negativo. Estas últimas implican una voluntad clara de plasmar algo, puesto que se hacían esparciendo pigmento sobre una mano puesta sobre la roca.

lunes, 15 de octubre de 2018

AL CONTRATAQUE
Estudiantes de la escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia se manifiestan a favor de la desplenalización del aborto en Buenos Aires.
Najat El Hachmi

El sicario que llevas dentro

La piedad es siempre para los seres futuros, imaginados, nunca para las mujeres que sufren la violencia de ser convertidas en madres en contra de su voluntad

Estaba decidida a dejarlo. Ahora sí, ya no podía más. Las peleas, las amenazas, el control obsesivo. Que si a dónde iba, que si con quién, que si por qué volvía media hora después de salir del trabajo. Ahora se había dado cuenta, que así no se podía vivir, ahora daría el paso. Hasta que, unos días más tarde, se dio cuenta: estaba embarazada. Y no le extrañaba. No quería tomar las pastillas que la dejaban medio muerta aunque el ginecólogo negara los efectos secundarios y a él le gustaba jugar, arriesgarse hasta el último momento. Ten cuidado, había insistido, pero, como siempre, contestó que controlaba. Esto fue después de la última pelea, cuando le había dicho que lo dejaba. La reconciliación fue efusiva y ahora se culpaba por no haber estado al tanto, por no insistir en tomar las precauciones pertinentes. En el momento de las pieles estremeciéndose, de los cuerpos enredados, ella no hubiera tenido que ceder. Solo un segundo, te prometo que controlo. Y en el brillo de sus pupilas había leído la promesa ahora cumplida: te haré un hijo y así no me dejarás. O te costará mucho más dejarme.
Hay muchas razones per las que una mujer se queda embarazada sin quererlo. Los métodos anticonceptivos son eficaces pero no infalibles, las situaciones son variadas. Las personas también. Hay mujeres despistadas, distraídas o alegres que no tienen derecho alguno a ser ni despistadas ni distraídas ni alegres. Ellas siempre pagaran un precio infinitamente mayor que sus compañeros de cópula. Es de ella de quien se esperan las explicaciones y las conductas ejemplares en tanto que madre de un ser invisible que la acaba de colonizar como si de un alien se tratara. Nadie pedirá explicaciones al padre. No le echarán la bronca: ¿es que no sabes lo que es un preservativo o qué? Si hay embarazo las consecuencias, a pesar de la leyes, a pesar de los deberes de patria potestad, recaerán más en ella que en él.

La compasión es para el nonato en proyecto, nunca para la mujer viva que tiene que decidir si seguir o no con la gestación, nunca para la difícil situación de tener que pasar por el mal trago de abortar, nunca para las circunstancias adversas que la adulta tiene que afrontar en caso de decantarse por traer una nueva criatura al mundo. La piedad es siempre para los seres futuros, imaginados, nunca para las mujeres que sufren la violencia de ser convertidas en madres en contra de su voluntad, que son esclavizadas una y otra vez por el destino biológico de la maternidad. El mundo debe estar girando hacia atrás o nunca se ha movido de donde estaba cuando un Papa aparentemente abierto a entender cierto malestar no solo no dedique ni una palabra de compasión a quienes han tenido la desgracia de nacer con matriz sino que encima las trate de sicarias.

¿CUAL RELIGION?..¿NO SERÁN SOLAMENTE LAS MONOTEISTAS?

"El ciclo menstrual es, en el mejor de los casos, un misterio", espeta un médico en uno de los relatos que componen el libro Madame Zero y la hermosa indiferencia. Menstruación, sexualidad, maternidad y placer, son sólo algunos de los temas que la escritora Sarah Hall recopila en el volumen vertebrado por el concepto de identidad, abordando su veracidad, sus transformaciones y su complejidad.
"Una de las cosas que mejor se nos da a los seres humanos es engañarnos a nosotros mismos. Nos construimos una idea de cómo somos y de cómo son los demás", explica la autora inglesa a eldiario.es. "Hay una parte que es verdad pero, ¿cómo podemos definir lo que lo es y lo que no?". Este es sólo uno de los interrogantes que la escritora, de acorde a su concepción de la literatura que "da respuestas, pero también preguntas", introduce en sus textos, y también durante esta entrevista. Se muestra ávida de ampliar los universos de sus piezas, y en busca de nuevos retos a los que enfrentarse en sus escritos, ya sean relatos cortos o novelas.
Portada libro Madame Zero y la Hermosa indiferencia
En la pieza La hermosa indiferencia, Hall rompe con una idea que se tiene preconcebida sobre la capacidad y ritmo de lectura de los escritores. "No, no soy buena lectora", reconoce, "salvo cuando trabajo como jueza de premios". La aparente contradicción, aunque como ella explica: "Son dos acciones que no tienen nada que ver, dado que escribir es creativo y activo, mientras que leer es pasivo", es herencia de su infancia.
"Me crié en un espacio muy remoto en el campo, y no quería introducirme en otro mundo porque me daba la sensación de implicaría irme a un lugar todavía más remoto. Para mí leer era una actividad muy solitaria y yo no quería estar sola", recuerda.
La zona alejada a la que hace referencia es el condado inglés Cumbria, donde nació en 1974. La naturaleza que le rodeó entonces se mantiene viva en las palabras que componen sus pasajes, despertando los sentidos del lector que se proyecta en los lugares, olores y ambientes que ella describe.
Su estilo le ha llevado a cosechar premios y reconocimientos a lo largo de su carrera, desde que en 2002 publicara Haweswater, con el que ganó el Commonwealth Foundation al Mejor primer trabajo. En 2004 fue nominada al Man Bookers Prize por su obra The electric Michelangelo y en 2013, el Premio Nacional de Relatos de la BBC por Señora Fox, una de las obras incluidas en el volumenMadame Zero y la hermosa indiferencia ( Alianza Editorial).

Las escenas de sexo, difíciles de escribir

Uno de los temas que aparecen en varias de las piezas es el sexo. Ante la pregunta sobre si poco a poco la sexualidad tiene más presencia -y más libre- en la literatura, la escritora responde que piensa que sí, "como lectora lo he encontrado". En su faceta de escritora también, de acorde a su interés por el cuerpo y sus posibilidades. No obstante, reconoce que en el caso del acto sexual, su descripción es muy complicada porque "es muy fácil hacerlo mal". 
El conflicto viene de la mano de la falta de cronología que existe cuando se mantienen relaciones sexuales. "Tienes que romper con esa sensación de que estás contando algo coreografiado. Es un momento en el que tú estás y sientes, pero no piensas. El tiempo no funciona igual y es complicado de traducir en palabras porque el lenguaje no deja de ser una historia que avanza", explica al respecto. Y añade, "es una forma artificial de representar algo, igual que la cultura, por ello es tan importante encontrar las oraciones correctas".

A la espera de un universo literario femenino puro

Hall aborda la sexualidad femenina, y reflexiona sobre el sentimiento de culpa que muchas mujeres tienen arraigado a la hora de dejarse llevar en los instantes de clímax. "Forma parte de las reliquias heredadas de la religión, y de que se nos haya pedido siempre que cumplamos con un estándar de buena mujer, que solo practica el sexo para tener hijos", clarifica.
Lo que, además de a la sexualidad, remite a la maternidad como otro concepto que se ha ido imponiendo y construyendo a lo largo de los años como una obligación. El camino a la exigencia de la misma parte de la menstruación. "De pequeña te lo cuentan como si fuera un secreto, algo de esconder y que realmente te convierte en fácil de controlar", critica la autora.
La autora inglesa ha escrito poesía, novelas y relatos a lo largo de su carrera
La autora inglesa ha escrito poesía, novelas y relatos a lo largo de su carrera © RICHARD THWAITES
Aun así, se muestra optimista porque piensa que "cada vez se habla de más cosas. Estamos abriendo puertas en cuanto a la experiencia femenina en la vida". Comenta que "hasta ahora permanecían ocultas, porque como mujer tenías que llevarlo lo mejor que pudieras y comportarte". 
La falta de información, de libertad para expresarse con naturalidad y de forma abierta, de replantearse la sexualidad de cada uno, afecta también a su representación. En este sentido, la inglesa lamenta que no se muestren determinados universos, como ocurre con las familias. "¿Cuántas veces se cuenta cómo son las familias rotas?", lanza al aire. "Me interesan otros tipos de sociedades, otras formas de construir amistades y cómo eso nos afecta desde el punto de vista de la identidad", comparte.
La consecuencia inevitable afecta a los personajes, su naturaleza, funciones y acciones. "Los personajes masculinos en la literatura pueden representar a casi cualquier hombre, porque pueden hacer lo que quieran", exclama Hall. Y apunta la diferencia que ocurre en el caso de las mujeres, a las que "no se ha representado de ese modo. Todavía no tenemos un universo literario femenino puro".

Compromiso político y con la resistencia

La autora se adelanta a ser preguntada por su opinión sobre el Brexit y la situación política de Reino Unido. "Espero que no ocurra", reclama, "pero pase lo que pase somos una cultura que nace y crece por la mezcla de otras, y seguiremos interactuando y evolucionando así". Además, llama la atención sobre la literatura y la responsabilidad intrínseca de representar esta realidad. "La escritura británica moderna ha de ser un reflejo claro de todos estos enlaces culturales", concluye.
La premiada escritora inglesa
La premiada escritora inglesa © RICHARD THWAITES
Sin embargo, se sorprende de cómo a pesar de haber alcanzado momentos de estabilidad en Europa, "de repente la ultraderecha vuelve a subir, sin entender muy bien de dónde viene". Tampoco es admiradora del presidente estadounidense Trump. "Es terrible, no vamos a negarlo", espeta. Se muestra incrédula ante el hecho de que una alguien como él haya sido votado para ocupar un cargo tan alto, pero aprecia que ha implicado que "muchas mujeres estén alzando la voz muy fuerte, exclamando que este va a ser el último dinosaurio".
"Se enfrentan a una reacción mucho más fuerte que a las que se habían encontrado antes", anuncia. La escritora reconoce que en la actualidad contamos con "una base mucho más fuerte y numerosa de resistencia". Para conseguirlo, opina que los medios de comunicación han de ser los compañeros de viaje. Alude al ejemplo de Turquía, donde "están muy controlados", porque sugiere que "cómo vamos a tener una resistencia fuerte sin medios de comunicación que planteen otras ideas". Las combativas palabras de la autora dan fe de su compromiso político y social desde su profesión, que no tiene pensado dejar de seguir ejerciendo.

domingo, 14 de octubre de 2018

PERO LO MEJOR ES CAMBIAR DE COMPAÑERA/O,EL "CAMBIO DE MONTA"


"Esto lo cambia todo": Revelan un factor genético que aumenta el riesgo de disfunción eréctil

.
El descubrimiento puede hacer posible el desarrollo de nuevas terapias que "ayuden a los hombres que no responden a los tratamientos actuales", señaló el autor principal del estudio, Eric Jorgenson.
"Esto lo cambia todo": Revelan un factor genético que aumenta el riesgo de disfunción eréctil
gettyimages.com / Gettyimages.ru
.
Un grupo de investigadores de universidades de EE.UU. ha logrado por primera vez detectar un factor genético que puede causar impotencia. Se trata de unas variaciones en un lugar especifico del genoma —locus genético— cerca del gen SIM1 que están "significativamente asociadas con un mayor riesgo de disfunción eréctil".
El estudio, publicado este 8 de octubre en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), fue llevado a cabo por dos grupos paralelos en los que los científicos analizaron los datos de unos 259.000 hombres. La investigación determinó que un 26 % de todos los casos de disfunción eréctil estaban relacionados con variaciones en el locus SIM1.
Hunter Wessells, el jefe de urología en la Universidad de Washington en Seattle y uno de los autores del estudio, afirmó que se trata de la primera vez en la que se encuentra "una prueba convincente de que en realidad hay un componente genético independiente de otras posibles causas" y subrayó la importancia del hallazgo: "esto lo cambia todo".
Aparte de este nuevo factor, la impotencia también puede ser causada por la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otros. En ese contexto, el descubrimiento de este locus génetico, que "parece actuar independientemente de esos factores de riesgo", puede hacer posible el desarrollo de nuevos tratamientos que "ayudarán a los hombres que no responden a los tratamientos actuales", señaló el autor principal del estudio, Eric Jorgenson, citado por AFP. De acuerdo con el experto, las terapias disponibles actualmente no producen ningún efecto en cerca de la mitad del total de casos de impotencia.
Mientras tanto, este descubrimiento "abre la posibilidad del desarrollo de tratamientos farmacológicos" contra la impotencia más efectivos, reza el estudio.

sábado, 13 de octubre de 2018

DIA MUNDIAL DE CUIDADOS PALIATIVOS...Y LA IGLESIA CATÓLICA SE OPONE


Garantes de la muerte digna

  • Desde hace una década funciona en el Hospital de Puerto Real la Unidad de Cuidados Paliativos, que acompaña a los pacientes hasta el fin de su vida



Que la medicina tiene como principal objetivo tratar, e idealmente curar a los enfermos es una realidad muy asimilada, pero cuando no es posible la curación y el paciente entra en un proceso terminal, el trabajo de los sanitarios no acaba y sigue siendo igual de importante. De ello se encargan en unidades de Cuidados Paliativos como la existente en el Hospital Clínico de Puerto Real. Es precisamente cuando el diagnóstico del paciente no es la curación, cuando comienza su trabajo: ofrecer un trato más humanizado y digno al proceso de la muerte.
El objetivo de esta Unidad es que el paciente, que muy a menudo es muy frágil y complejo, pase el menor tiempo posible en el hospital, que solo acuda cuando sea inevitable una hospitalización, que incluso fallezca en el domicilio si así lo desea.
Ese cambio de mentalidad empieza por los propios profesionales. Luchan contra expresiones que, a veces, utilizan los sanitarios cuando diagnostican al enfermo. "Eso de que 'no hay nada que hacer' o que 'no hay paciente' es una batalla que tenemos con muchos compañeros. Hay paciente hasta al el último día de su vida y sí hay que hacer: mantener los cuidados y el confort hasta el final, hasta su muerte", explica Eugenia de la Hoz, medico internista de la Unidad.
Hablar de la muerte no es tabú para estos profesionales. También en ese aspecto hacen una labor pedagógica dentro del sistema sanitario y celebran que en las universidades se empiece a introducir con mayor profundidad el tema de los cuidados paliativos y la atención del paciente crónico. "La muerte es una parte más de la vida", apunta. "Es difícil para una persona, primero asimilar que tiene una enfermedad y luego saber que no hay tratamiento curativo. Todavía hay pacientes que no saben lo que son los cuidados paliativos ni que su expectativa de vida es limitada. Al principio venían a la consulta y no sabían que tenían cáncer, por ejemplo. Ahora se ha avanzado en las informaciones. Sí saben que tienen una enfermedad pero no siempre saben su pronóstico y a veces es por el miedo de los profesionales a informar de este tipo de cosas, porque es verdad que es duro contárselo al paciente".
También ahí participa la familia en lo que llaman "la conspiración del silencio". En un afán de protección, la familia intenta evitar las noticias negativas al paciente, aunque éste lo vaya notando. "Las conspiraciones del silencio no suelen ser buenas porque la familia va por un lado y el paciente por otro. El enfermo necesita información y si se la niega crea desconfiando con la familia y con el equipo terapéutico. A veces nos encontramos con la oposición de la familia porque quiere protegerlo y es entonces cuando tenemos que trabajar para hacerles ver que es necesario decir la verdad, que el enfermo pueda cerrar el círculo, resolver conflictos, quedar en paz con su familia y consigo mismo".
Y es que en la atención al paciente con situación terminal juega un papel indiscutible la familia, quienes asumen la mayor parte de los cuidados en el domicilio y por ello también se trabaja con ellos. "Hacemos una atención integral. A veces vamos a atender a un paciente y no cambiamos ni una medicación, sólo lo escuchamos a él y a sus familiares. Es atención enfocada a la persona y no a la enfermedad. No somos psicólogas pero tenemos una especial sensibilidad".
La unidad ha experimentado un gran cambio desde sus origines en Puerto Real hace una década hasta ahora. No sólo ha crecido en el número de profesionales sino que ahora se plantea crear una planta de hospitalización de paliativos. "El paciente en estado terminal tiene que estar en las mejores condiciones en lugar en el que esté, ya sea en casa o en el hospital. Es un paciente frágil y hay que agilizar los ingresos, que no estén mucho tiempo esperando en urgencias, por eso se plantea la planta de hospitalización".
La unidad de paliativos de Puerto Real está compuesta por dos médicos internistas (Eugenia de la Hoz y Belén Domínguez) y dos enfermeras especializadas (Pilar Balbuena y Antonia González). Juntas forman dos equipos que atienden anualmente a más de 350 pacientes en visitas domiciliarias coordinadas con los centros de salud de referencia, a través de enfermeras de enlace, y centenares de llamadas telefónicas de consultas y seguimiento del paciente y de sus familiares. En las visitas ofrecen consejos terapéuticos en el abordaje de estos pacientes ante nuevos síntomas, y dudas que puedan surgir en el día a día del enfermo en esta etapa final de la vida. Estos profesionales también desarrollan labores de asesoramiento y apoyo a pacientes ingresados en el hospital.
Entorno al 50% de los pacientes atendidos han fallecido en su domicilio, rodeados de sus familias y seres queridos, aportando un trato más humanizado y digno al siempre complicado proceso de la muerte.