jueves, 17 de agosto de 2017

ATENTADO YIHADISTA EN ESPAÑA

A LAS 16.00 GMT,DE HOY SE HA PRODUCIDO UN GRAVE ATENTADO YIHADISTA EN EL CENTRO DE BARCELONA.
UNA FURGONETA HA ENTRADO  A TODA VELOCIDAD POR LAS RAMBLAS DE  DICHA CIUDAD.
DESPUES DE RECORRER UNOS METROS CHOCO CONTRA UN QUIOSKO.
UNOS HABLAN DE DOS TERRORISTAS  QUE HUYERON Y SE REFUGIARON EN UN BAR DEL MERCADO DE LA BOQUERIA DESDE DONDE EMPEZO UN TIROTEO.
HABRIA POR LO MENOS 4 MUERTOS,UN NIÑO ATROPELLADO EN UN COCHECITO  Y TRES TRANSEUNTES.
NO HAY MAS INFORMACION FIABLE. 
CONDENO EL HECHO.

QUE ES LA MAZA,SIN CANTERA QUE GOLPEAR ?


Hormigas

El gran problema de un sistema democrático no es atender a las mayorías —para eso basta un contable— sino proteger a las minorías

Neil Durie Tsutsui, científico experto en el comportamiento de las hormigas, en su laboratorio.
Neil Durie Tsutsui, científico experto en el comportamiento de las hormigas, en su laboratorio. Los Angeles Times via Getty Images
No piensa la masa, piensa el individuo, nos dirán los mejores pensadores y nos negarán las peores masas. Aprendo en la invitación a la lectura Libroterapia, del editor Jordi Nadal, que Ralph Waldo Emerson (1803-1882) fue el poeta del individualismo gringo, y en ese sentido un creador de nuestro mundo. “Emerson captura el ethos del espíritu americano, que es el individualismo”, ha dicho Harold Bloom, maestro de críticos literarios. “Insiste en ti mismo y jamás imites”, dijo Emerson. “El hombre verdaderamente grande es aquel que entre la multitud mantiene con gallardía la independencia de la soledad”, dijo Emerson. “¡Levántate de nuevo, viejo corazón!”, dijo Emerson. Buenos consejos, queridos amigos, aunque sin duda más fáciles de dar que de ejecutar.
Un filósofo muy próximo a la ciencia, Jesús Mosterín, sostiene una ética inspirada en la mecánica estadística. Esta disciplina de la física muestra que la temperatura de un vaso de agua, por ejemplo 30º en estos días de canícula atroz, no es más que el promedio de la agitación de las moléculas de agua que contiene. En el vaso hay moléculas tan estáticas que, si todas fueran como ellas, aquello estaría congelado en un bloque; y otras tan agitadas que, en cuanto pueden, se escapan al aire y se rebautizan como vapor de agua. Pero su promedio da 30º, un concepto estadístico. De modo similar, conceptos como “voluntad popular” no son más que abstracciones de los anhelos, confesables o no, de cada individuo. El gran problema de un sistema democrático no es atender a las mayorías —para eso basta un contable— sino proteger a las minorías. Ahí es donde se ve al político de casta (con perdón), al hombre o la mujer de Estado. Lo demás son contables de visera y brazalete.
La ciencia utiliza a menudo organismos modelo, sistemas en los que investigar lo que no se puede investigar en una persona, salvo que uno sea el doctor Mengele. Los organismos modelo para estudiar la creación de una estructura social no son las ovejas, como pensará algún nihilista, sino las hormigas. Junto a las abejas, son los insectos con un comportamiento colectivo más complejo, y algunos de los sistemas de inteligencia artificial más innovadores se basan de hecho en su comportamiento.
Las nuevas técnicas de edición genómica han permitido ahora a los científicos meter las narices en el mismísimo núcleo del comportamiento social de las hormigas. Y bastan cosas extremadamente simples, como la alteración de un solo gen, para destruirlo por completo.
¿Es posible que nuestro comportamiento social sea también flor de un día? Qué tontería, ¿no?

miércoles, 16 de agosto de 2017

LO UNICO BUENO DE LOS COMUNISTAS ERA COJER LIBREMENTE....Y EN OCCIDENTE PAGAR UNA BUENA PUTA Y TENER CORTE INGLES

El placer tras los muros del telón de acero

Los comunistas lo hacen mejor: la fórmula roja para la felicidad sexual

Frente al debate sobre la libertad sexual en Occidente, en los países del Pacto de Varsovia se vivía esta parte la condición humana con menos diálogo, pero con mucha más naturalidad

Foto: Partisana yugoslava. (Creative Commons)
Partisana yugoslava. (Creative Commons)
Bajo el estado totalitario de la República Democrática Alemana, la pornografía y la prostitución eran dos serios tabúes. “El negocio del sexo de la Alemania Occidental estaba considerado por el régimen como un síntoma de la decadencia burguesa”, afirmaba hace unos años el sociólogo Kurt Starke en un artículo publicado en ‘The Telegraph’.
Sin embargo, no son pocos los hombres y las mujeres que recuerdan con nostalgia el amor tal y como lo vivieron en aquella época: “En un estado rígido que quería controlarlo todo, los ciudadanos estaban más emancipados por lo que respeta a su vida sexual, en particular la de las mujeres”, aclara Starke.
A pesar del debate sobre el sexo abierto en Occidente, la gente del este era más natural y se sentía más satisfecha en la cama
Las féminas del pacto de Varsovia disfrutaban de importantes derechos y privilegios en comparación a sus coétaneas de la OTAN: importantes inversiones públicas en su educación, ayudas a la maternidad, anticonceptivos y la posibilidad de abortar favorecían que el rol que desempeñaban fuera bastante menos tradicional.

Satisfaccion sexual e independencia femenina

En un estudio conducido por Starke y otros sociólogos durante los años 90, se descubrió que las féminas de la Alemania del Este tenían casi el doble de orgasmos que las de la República Federal. Estas mujeres demostraban además menos pudor a la hora de tomar la iniciativa y unas ideas sobre la sexualidad especialmenete saludables: “Cuando una mujer no alcanzaba el orgasmo, no se preocupaba por ello y simplemente decía ‘bueno, la próxima vez será”, cuenta Starke.
En la misma línea, la historiadora Gisela Staupe recalca que “a pesar del debate sobre el sexo abierto en Occidente y la revolución que se estaba viviendo, la gente del este era más libre, más natural y se sentía más satisfecha con su vida en la cama”.
Trabajos de vanguardia estudiaron la igualdad entre sexos como un condicionante fundamental para el placer
“Claro que muchas cosas eran especialmente duras durante aquella época, pero mi vida estaba cargada de romance”, defiende Anna Durcheva, búlgara de 71 años y madre soltera durante décadas a ‘The New York Times’. “Tras divorciarme tenía mi propio trabajo y mi salario, y no necesitaba ningún hombre que me tuviera que mantener. Podía hacer lo que quisiera”.
En contraste, Durcheva se lamenta de las condiciones de vida que sufre ahora su hija: “Todo lo que hace es trabajar y trabajar, y cuando vuelve a casa está cansada para pasar un rato con su marido. Aunque no importa, él también está siempre cansado. Se sientan delante de la televisión como si fueran zombies. Cuando yo tenía su edad, me lo pasaba mucho mejor”.
Foto: iStock.
Foto: iStock.
Los Estados comunistas necesitaban la mano de obra de las mujeres para cumplir los programas con los que llevar a cabo una rápida industrialización, por dicho motivo la igualdad entre sexos acabó avanzando a la misma velocidad. Los bolcheviques liberalizaron el divorcio, garantizaron una serie de derechos relativos a la reproducción y al movilizar a las mujeres como fuerza de trabajo facilitaron su independencia económica respecto a los varones.
Muchos de estos progresos se vieron frustrados en la Unión Soviética durante el gobierno de Iósif Stalin, sin embargo, diferentes expertos de países como Checoslovaquia y Polonia empezaron a interesarse por la vida sexual femenina con trabajos de vanguardia que ligaban el placer en la intimidad con el contexto social y cultural.
En una sociedad donde no se puede vender el cuerpo, surge otra libertad. La gente no se sentía separada de él, algo que sí ocurre si se mercantiliza
Por frecuentes, sensuales e intensos que fueran los estímulos, el placer femenino no se podría desarrollar nunca de manera saludable si ellas se encontraban estresadas, quemadas por su trabajo o preocupadas por el futuro y por su estabilidad financiera: “Se centraron en la importancia de la igualdad entre hombres y mujeres como un componente fundamental del placer. Algunos defendían incluso que los hombres tenían que compartir la responsabilidad de las labores domésticas y de los niños para que el sexo mejorara”, señala Katerina Liskova, profesora de la Universidad Masaryk de Brno.
Aunque se trabajó en los colegios para que las nuevas generaciones de hombres vieran en las mujeres a una especie de camaradas, la herencia del patriarcado no consiguió ser jamás abolida por completo el comunismo. Con todo, las féminas de las naciones comunistas disfrutaban de una autonomía inconcebible para sus contemporáneas del bloque capitalista. Con las excepciones de Rumanía, Albania y la Unión Soviética de Stalin, estados como Bulgaria, Polonia, Hungría, Checoslovaquia o la República Democrática Alemana tenían partidas presupuestarias directamente destinadas a las madres solteras, a las divorciadas y a las viudas, así como programas de educación sexual y para el aborto. “La República me otorgó mi libertad. La democracia me quitó parte de ella”, asegura Durcheva.

El desnudo desde otro punto de vista

Pero no solo la emancipación de la mujer jugó un papel destacado por lo que se refiere a una sexualidad más saludable, también la concepción particular del cuerpo tuvo una especial relevancia en este fenómeno. A pesar de las limitaciones relativas a la pornografía y a la prostitución de las que hablábamos al inicio, ciertas costumbres como el nudismo eran todo un fenómeno de masas en países como Alemania del Este.
Camping nudista en Alemania. (Creative Commons)
Camping nudista en Alemania. (Creative Commons)
El naturismo era una practica común llevada a cabo por todas las generaciones, que se efectuaba con libertad en campings, lagos y playas. Mientras tanto, en el oeste, muchos ciudadanos no habían visto jamás ni a sus propios padres desnudos: “Fueron las mujeres las que aceleraron este movimiento. Cerca del 90% de la población había practicado de alguna forma el nudismo. Era, sobre todo, una experiencia familiar que ni siquiera estaba organizada. Todo el mundo era igual, no tenías que entrar en un club. La gente vivía de ese modo y se sentía libre”, asegura Starke. “Si vivo en una sociedad donde no puedo vender mi cuerpo, entonces tengo otro tipo de libertad. No me encuentro separado de él, algo que sí ocurre si lo mercantilizo”.

martes, 15 de agosto de 2017

Astor Piazzolla - Las cuatro estaciones porteñas (Compilado)


El extraño caso de la mujer que tenía orgasmos en su pie

Un estudio describe el primer caso de una mujer que sufría orgasmos en el pie. La convalecencia tras una operación provocó una alteración en su sistema nervioso que conectó sus sensaciones sexuales con un punto de la planta de su pie
Javier Salas
    

La señora A vive en Holanda desde que tenía 21 años. De madre tanzana y padre griego, acaba de cumplir los 55 en pleno disfrute de una vida sexual de lo más provechosa: una media de tres encuentros semanales con su marido. Sin embargo, a finales de 2008 su saludable vida sexual va a sufrir un giro demencial, inimaginable, inédito en la literatura científica. Tras una intervención quirúrgica complicada, pasó una temporada en cuidados intensivos. Al recuperarse, algo se había vuelto completamente loco en su sistema nervioso: comenzó a tener orgasmos, hasta cinco o seis por día, en el pie izquierdo.
No se trata de erotismo fetichista, de una parafilia centrada en los pies estimulada en sensuales masajes. Mucho se ha escrito sobre la sexualidad del pie, esa extremidad que llega a convertirse en objeto de devoción erótica. En el caso de la señora A no había sublimación freudiana, sino sensaciones físicas: siente el orgasmo allí, el clímax se desata en la planta del pie izquierdo, que asciende por su pantorrilla hasta su vagina, según describe. Estos orgasmos duran algo menos que los normales, entre cinco y seis segundos, y la dejan exhausta. Curiosamente, en los encuentros sexuales con su marido, el recorrido se produce al revés: el placentero estallido viaja desde su clítoris y su vagina hasta la planta del pie.
    La mujer llegaba a sufrir media docena de orgasmos al día provocados de forma espontánea en su pie

“[Los orgasmos] sólo se producen durante el día y se sienten como ataques espontáneos, caminando, de pie o en reposo, en sitios diferentes, ya sea en la calle, de tiendas o en el hogar”, describe el estudio en el que se recoge el caso de la señora A—dándole ese nombre ficticio—, cuya situación se había vuelto insostenible: en cualquier momento o lugar, su maldito pie izquierdo desataba un orgasmo inesperado, sin que mediara la más mínima excitación previa. Esos orgasmos podales provocaban, además, lubricación vaginal e incluso pequeñas pérdidas de orina.

Uno de los autores del estudio, el profesor Marcel Waldinger, cuenta que cuando recibió en su despacho a la señora A estaba tan abochornada por lo que le ocurría que le costaba horrores abordar el tema: “Estaba muy avergonzada, lloraba y apenas podía hablar de su problema”. Meses de pruebas después, seguía siendo presa de la vergüenza, una palabra que el estudio de Waldinger menciona hasta en cinco ocasiones. “Durante los exámenes físicos, que se hicieron en numerosas ocasiones en distintos días, tuvimos que detenernos repetidamente después de que ella tuviera uno o dos orgasmos, ya que era muy vergonzoso para la mujer y la dejaba agotada”, explica Waldinger, neuropsiquiatra y profesor de Psicofarmacología Sexual de la Universidad de Utrecht.
Tres años y medio de calvario

A lo largo de esos exámenes, los siete especialistas que llegaron a tratarla —y que firman el estudio— descubrieron que el detonador de esos orgasmos estaba localizado en un punto de la planta de su pie: cerca del nacimiento de los dedos, entre el dedo índice y corazón. Al estimular ese punto, ya fuera un fisioterapeuta con sus manos o mediante pequeñas descargas eléctricas, esa terminación nerviosa saltaba como un resorte, desatando el clímax en la señora A. Del mismo modo, la estimulación eléctrica del lado izquierdo de su vagina provocaba ese orgasmo que descendía por su gemelo hasta el pie.
     ”Estaba muy avergonzada, lloraba y apenas podía hablar de su problema”, recuerda su médico
A lo largo de las ocho páginas que tiene el estudio, los investigadores tratan de desenredar la madeja en que se había convertido su sistema nervioso. En noviembre de 2008, una operación para retirarle la vesícula biliar salió mal y tuvieron que mantenerla durante tres semanas en cuidados intensivos. Al terminar su convalecencia, aparecieron por primera vez alteraciones sensoriales en su pie izquierdo y dolores producidos por estímulos que normalmente no son dolorosos. En junio de 2010 se le recetó un medicamento para tratar de atenuar esas molestias. Dos días después, comenzaron los inéditos orgasmos.

“La única explicación plausible es que los axones más largos se dañaran tras la operación”, explica Waldinger. Los axones son las prolongaciones de las neuronas encargadas de conducir los impulsos nerviosos. Los más largos son precisamente los que pertenecen al nervio ciático, ese que conecta con la médula las sensaciones de la punta del pie. Al ser tan amplio y extenso, está especialmente expuesto a padecer daños como el que debió de sufrir la señora A. La teoría que manejan es que el nervio, comprimido durante la convalencencia, quedó dañado de forma reversible. En ocasiones, la avería es de poca entidad, lo que permite la regeneración del axón lesionado.
Única explicación plausible

Al despertar el nervio, y disparado por el efecto del medicamento, se produjo en el cerebro una extraña asociación entre el sexo y el pie de la mujer, solapándose y provocando que los orgasmos se sintieran desde el clítoris al pie y desde el pie a la vagina, indistintamente. “Al darnos cuenta de que el cerebro de la mujer probablemente estaba mezclando la información que provenía del nervio del pie con la información de los genitales, decidimos impedir que el nervio del pie siguiera enviando información al cerebro”, explica el neuropsiquiatra, que realizó a su paciente innumerables pruebas con todo tipo de tecnologías hasta llegar a esa conclusión.
    “No es un problema psicológico. Es neurológico y sabemos tratarlo”
Para evitar que aquel punto del pie izquierdo siguiera volviendo loco al cerebro de la señora A, se anestesió una pequeña parte de la raíz del nervio del pie que se encuentra justo en la parte externa de la médula espinal. Este procedimiento, realizado por un anestesiólogo en una sala de operaciones bajo control de rayos X, duró unos 15 minutos. Después de la anestesia, el cerebro dejó de recibir información desde ese punto, por lo que cesaron casi de inmediato los orgasmos podales. “El cerebro ya no estaba poniendo sensaciones orgásmicas en el pie izquierdo”, resume Waldinger, que lo ha bautizado como síndrome del pie orgásmico en la revista Journal of Sexual Medicine.

“El problema ha desaparecido por completo. Todavía sigo en contacto con la señora A, que está enormemente aliviada y agradecida por el éxito de nuestro tratamiento”, explica el profesor de la Universidad de Utrecht, que ahora ha lanzado una campaña para encontrar más personas con problemas similares con la intención de ayudarles a escapar de la jaula de frustración y vergüenza en la que deben encontrarse. “No es un problema psicológico. Es neurológico y sabemos tratarlo”, zanja. La señora A llevaba dos años sufriendo media docena de orgasmos tan espontáneos como bochornosos. Una vez determinada la causa, se lo arreglaron en una intervención que duró un cuarto de hora.

La extraña conexión sexual de los pies

El profesor Marcel Waldinger está convencido de que el caso de la señora A es excepcional, pero no único. “Esta área de investigación y tratamiento neurosexual es bastante nuevo. No me sorprendería que diéramos con otros lugares del cuerpo humano que estén implicadas en las sensaciones orgásmicas”, asegura. “Por lo tanto, animo a la gente con problemas sexológicos extraños a que se pongan en contacto conmigo a través de mi página web: www.foot-orgasmo-syndrome.com“, anima orgulloso tras resolver los problemas de la señora A.

Lo cierto es que no es la primera vez que la ciencia da con estas peculiares conexiones entre las extremidades y los orgasmos humanos. En 1983, ya se describió el caso de un hombre de 45 años que sufría dolores agudos, quemazón y calambres en sus dedos corazón y anular del pie izquierdo sólo cuando eyaculaba, curiosamente también años después de una operación. En 1998, se recogía en el libro Fantasmas en el cerebro el caso de un hombre que sentía orgasmos en su pie amputado cuando tenía relaciones sexuales.

una experiencia personal,inusual me paso con un compañera en España que tenia orgasmos violentos con espasmos cuando le chupaba el dedo gordo de los pies...

lunes, 14 de agosto de 2017


¿Cuál es el sujetador perfecto?

Si no respetas mis tetas, tu revolución no me interesa

Lucía Etxebarria

El mercado está dominado por hombres, desde las fábricas hasta los tejidos, pasandopor el diseño de las grandes marcas, y de las pequeñas también

.
Resulta que yo me voy a una tienda a comprarme un sujetador. En la tienda hay unos ciento y pico modelos... Pero solo dos modelos, dos, de sujetador sin relleno y sin ‘push up’. El ‘push up’ es un invento  que centra, junta y aumenta el pecho para ganar por efecto óptico una talla. Solo dos sujetadores entre cien hacían honor a su nombre y sujetaban. Los demás no estaban pensados para realzar el escote. Y en toda la tienda solo tres modelos de sujetadores, tres entre ciento y pico, eran de la talla cien. Uno de ellos, atención, tenía además relleno y 'push up'. Es decir, a algún genio se le ha ocurrido que si tienes la talla cien todavía quieres que parezca que tienes una ciento cinco.
El contorno medio de pecho de la española mayor de 30 años está entre 95 y 100 centímetros según numerosos estudios. Pero la tienda había decidido que la mujer media española le interesaba cero y menos. También había decidido que toda mujer española quiere aparentar más pecho del que tiene y está dispuesta, en mor de tan noble causa, a caminar incómoda todo el puñetero día. Y, sobre todo, está dispuesta a arriesgar su salud. Porque el uso de un sujetador push up provoca desplazamiento del tejido mamario, y puede causar un shock linfático tóxico al comprimir el pecho y la axila.
Ya de paso, es casi imposible encontrar biquinis sin relleno, porque se ve que la industria corsetera cree que a mí me encanta salir del mar o la piscina con un litro de agua en cada teta, y que por supuesto no tengo ningún interés en nadar cómoda.

Sujetadores para niñas

Me indigno cuando voy a unos grandes almacenes y veo que existen sujetadores y biquinis para niñas, ¡para niñas!, con relleno. Que no puedo comprar a mi hija de 13 años un sujetador o biquini sin relleno, porque no los encuentro. Y que si tecleo «sujetador para niñas» en Google me sale la friolera de… Aproximadamente 896.000 resultados. ¿Una incitación a la pedofilia?
Las tetonas nos quejamos de que no encontramos sujetadores por encima de la talla cien. Las de teta pequeña, de que no encuentran sujetadores que no les suban las tetas a la garganta o no lleven dos almohadoncitos cosidos. Por no hablar de que no entendemos que haya sujetadores ¡deportivos! con relleno. ¿Hola?
Se lo comento a un amigo que me dice que esto no es tema serio para un artículo, que hay temas más importantes. Le respondo que si a él le obligaran a ir por la vida con un calzoncillo con aros, relleno y encaje no opinaría así. Que si le obligaran a que le dolieran los huevos cada día porque se le clava el aro de alambre, que si le obligaran a arriesgarse a sufrir una rozadura en su aparato genital por culpa del encaje, que si le obligaran, por cojones, a poner en juego la salud de los suyos, seguro que se quejaba mucho más que yo.

Lo personal es político

Me resulta muy clarificador descubrir que el mercado está dominado por hombres, desde las fábricas hasta los tejidos, pasando por los fabricantes de elásticos y el diseño de las grandes marcas, y de las pequeñas también. Y que correlativamente este dominio se corresponde con el hartazgo que sienten las consumidoras ante un mercado dominado por la mirada masculina.
Y esto que a ustedes les parece una tontería, a mí no me lo parece. Porque lo personal es político. Recuerdo esta frase de Emma Goldman: «Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa». Pues si no puedo estar cómoda con mis tetas, tu opinión me interesa menos aún.
P. S.: Dedicado con amor  a las corseteras del pequeño comercio de toda la vida que todavía venden sujetadores de talla cien.

QUE CAGADA!!!!

NO DEJES HUELLA

Cómo cagar en el monte: revisión de la literatura científica

La contaminación de origen humano más antigua sigue dando que hablar al mundo de la ciencia.
separacion
Parece mentira que, desde 1989, en que Kathleen Meyer publicó un protocolo sostenible sobre como satisfacer nuestras necesidades fisiológicas, aun no hayamos aprendido cómo gestionar este ancestral ritual de forma sostenible. Y más aún en las montañas, que son fuentes de agua “limpia” que abastecen a la mayor parte de la población del planeta. Aunque nos agrade más o menos profundizar en estos temas, la contaminación ambiental y nuestra salud están en juego, debido a los patógenos que encontramos en los excrementos humanos.
Y es que cada vez somos más los que cagamos en el monte. El turismo de montaña en sus multiples formas (senderismo, escalada, trekking, alpinismo, etc.) no ha parado de crecer. Por poner un ejemplo, se estima que 300.000 personas intentan anualmente subir el Monte Fuji (Japón) y más de 50.000 el Kilimanjaro (Tanzania). ¿Es necesario imaginar los volúmenes fecales resultantes?
Cómo-cagar-en-el-monte
Cómo cagar en el monte, de Kathleen Meyer
La revisión de la literatura científica sobre los excrementos de los montañeros realizada por Michal Apollo de la Universidad de Cracovia, muestra que se trata de un campo muy prolífico (y me ahorro el chiste fácil). Esta abarca temas tan dispersos como el volumen de las heces y la urina (para lo que existen fórmulas matemáticas para su cálculo), los patógenos y riesgos para la salud, las preocupaciones de los montañeros (y de los residentes locales), protocolos y técnicas para cagar, y efectos en la vegetación.
El tema de los patógenos es realmente importante puesto que bacterias como la salmonela pueden sobrevivir hasta 51 semanas enterradas a 20 cm de profundidad. Y como ocurre con muchos otros temas ambientales, lo que hacemos a la naturaleza nos vuelve a nosotros. Varios estudios sobre alpinistas en el Denali (al que por fin se cambió el nombre anterior por éste que significa “el Grande” en el idioma local) y el Aconcagua muestran que durante el descenso hasta el 30% de alpinistas tenía síntomas de gastrointeritis aguda asociados a la contaminación fecal del agua.
Tres montañas sagradas eligió el autor de este estudio para analizar el mundano aspecto de deshacernos de nuestros excrementos: Monte Fuji (Japón), Kilimanjaro (Tanzania) y Yamunotri (India). Y tres categorías para definir el impacto del acto en sí: no-invasiva (cuando se realiza en baños habilitados con tanques sellados que se reciclan), semi-invasiva (cuando se realiza en baños con tanques no sellados por lo que puede haber filtraciones a las aguas subterráneas) e invasiva (cuando el turista realiza por sí solo la actividad susodicha).
Japón es un país pionero en el uso de tecnológia, y en el campo de los excrementos humanos no iba a ser menos. Y no hablamos de llevarse las heces de los refugios de montaña en helicóptero, una técnica efectiva, pero que también atañe sus riesgos, por aquello de la fuerza de la gravedad. Sino de modernos váteres ecológicos que, utilizando serrín, pueden reciclar excrementos humanos sin gasto de una sola gota de agua y producir un excelente fertilizante.
Wag-bag
Bolsas para disponer de excrementos. Disponen de una masa especial para estabilizar el contenido y se venden a un módico precio. © Clean Waste.
El caso de Yamunotri desgraciadamente presenta váteres públicos con tanques no sellados que contaminan las aguas del río Yamuna (río por otra parte sagrado en la cultura local). Afortunadamente un nuevo sistema de váteres ecológicos está en proceso, y utiliza una bacteria descubierta en la Antártida que puede descomponer materia orgánica a bajas temperaturas.
Por último, el Kilimanjaro presenta el más alto potencial de mejora. Los baños habilitados no disponen de tanques sellados y en ellos se encuentran no solo heces, sino restos de comida, periódicos y productos de higiene personal. Entre campos de altura, se recomienda a los turistas que entierren las heces, pero dado el elevado número de turistas, la ruta acabaría convirtiendose en un campo de minas. Como medida disuasoria se está empezando a obligar a los touroperadores a que sus clientes usen váteres portátiles o bolsas para transportar los excrementos.
El problema de las heces en montaña es de responsabilidades compartidas. En ausencia de instalaciones adecuadas debería primar la regla de “no dejes huella”, para lo que desde la pala hasta la bolsa (o un café en el bar Manolo) son soluciones al alance de todos.
Estudio original



Ignacio Palomo es Investigador Post-doctoral en el Centro Vasco para el Cambio Climático (BC3) e investigador asociado del Laboratorio de Socio-ecosistemas de la Universidad Autónoma de Madrid. Puedes seguirle en su magnífico blog Luces de Montaña.


lucesdemontaña

domingo, 13 de agosto de 2017

TODOS SOMOS MISIONEROS Y ROGAMOS EN LA ENTREPIERNA


En defensa de la postura del misionero

La posición más clásica del repertorio sexual lucha por librarse de su pasado eclesiástico y reivindica su carácter romántico e intenso.

postura del misionero
La postura del misionero, ese clásico también en el cine. En la imagen una escena de 'El gran Gatsby'. 

A la postura del misionero le pasa lo que le ocurrió a muchas folclóricas, cantantes, escritores y artistas; cuya obra se asoció, sin motivo, con el régimen político coetáneo en sus respectivos países. En una forma simplista de pensamiento que se resume en una frase no demasiado brillante: “Si no eras perseguido, es que estabas con ellos”.
En cuestión de sexo, la postura que nos ocupa lo tiene todavía más crudo porque durante siglos fue la única aprobada por la Iglesia Católica para hacer el amor entre esposos, con el camisón puesto y la luz apagada. Por si fuera poco, debe su nombre a que los primeros misioneros cristianos incentivaron a las culturas que consideraban ‘inferiores’ a abandonar otras posiciones más ‘animales’ en favor de ésta, que creían la más civilizada, casta y apta para la procreación.
Se dice que el cura Johannes Teutonicus, en 1215, fue el primero en anunciar que solo había una postura natural para el coito, la del misionero, y en Summae Confessorum, un libro guía para el confesor, se estipulaba la durabilidad de los castigos referentes a las infracciones sexuales. Por ejemplo, si ella estaba encima durante el acto, la pena era de 3 años de prisión (la máxima); para la postura lateral, sentada, de pie o la penetración por detrás bastaban 40 días, y la masturbación mutua se penaba con un mes a la sombra. Comprenderán que con estas normas tan estrictas, salpimentar la vida en pareja era un ejercicio solo apto para kamikazes.
Pero esta postura sexual no solo ha tenido que cargar con el sambenito de ser cómplice eclesiástica, sino que más tarde fue vista como la metáfora hecha carne del patriarcado machista y del sometimiento de la mujer. Él encima y ella debajo, con poca capacidad de iniciativa, acorralada y sin posibilidad de escapatoria. Todavía hoy se lee que en esta posición el hombre es quien dirige, lleva el ritmo, la intensidad del movimiento y la profundidad de la penetración, mientras ella yace inerte boca arriba. ¿Es eso la descripción de la postura del misionero o la de un acto de necrofilia?, porque mi concepto del sexo es otro e implica, siempre, a dos personas en movimiento.
Según Francisca Molero, sexóloga, ginecóloga, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona, del Instituto Iberoamericano de Sexología y presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, “en el misionero, la mujer no tiene por que ser necesariamente un elemento pasivo. Con el movimiento y vasculación de la pelvis, controla también el ritmo y el ángulo de penetración y al tener las manos libres puede utilizarlas para estimularlo a él o a sí misma, tocándose el clítoris o los pezones. Es cierto que la mujer controla menos en esta posición, pero eso puede ser interesante en casos en los que la mujer no es capaz de soltarse o abandonarse, ingrediente imprescindible para alcanzar el orgasmo”.
Una cierta sumisión o sentimiento de estar a merced del otro puede ser también un ingrediente altamente erótico, sin llegar a adentrarse en los terrenos el sadomaso. Cuando tachan a esta postura de ‘vainilla’, automáticamente me viene a la cabeza una secuencia de la película El beso de la pantera (1982), en la que el personaje a quien da vida el actor John Heard se ve forzado a atar a la cama a Nastassja Kinski, porque la mujer que le vuelve loco tiene la extraña costumbre de convertirse en pantera cada vez que hace el amor. El misionero es la única postura posible para esta relación abocada al fracaso que empieza cuando Kinski seduce a Heard subiendo una escalinata y quitándose la ropa. Escena que ha pasado a la historia en el apartado del cine erótico.
postura del misionero
Mayor contacto corporal, donde puedes besar y mirar al otro
Curiosamente, cuando pregunto a mis amigas, la mayoría se confiesan fans del misionero, aunque la combinen con otras. Carmen, 39, Madrid, señala como “el contacto visual añade un elemento un tanto intelectual y hasta trascendente, interesante en medio de tanta carne y corporeidad. Ver a alguien en pleno acto sexual, ver sus expresiones, su cara de placer, de esfuerzo, de vértigo es una de las mejores cosas del sexo. Cuando dicen que el goce no vienen de lo físico sino de la mente creo que es verdad y el efecto de mirar al otro, que es algo más cerebral que visceral, a mi me produce bastante excitación”.
Para Antonia, 48 años, Sevilla, “relacionar una postura con un rol de género es una banalidad. ¿Se supone que las mujeres liberadas tenemos que estar encima y hacer todo el trabajo?, ¿no es eso otra forma de sometimiento: ellos relajados y tumbados y nosotras dale que te pego? Yo diría que mi repertorio de posturas es variado, sin llegar a ser una licenciada en Kamasutra; pero a veces, cuando quiero relajarme, me encanta tumbarme y dejar que él lleve las riendas y marque el ritmo”. Mientras que para Patricia, 50 años, Palma de Mallorca, “esta es la postura más romántica y excitante principalmente por dos factores: es donde mayor contacto corporal hay y en la que mejor puedes seguir besándote. Para mi son importantes los besos, y no solo en los preliminares sino durante toda la relación. Fíjate en las películas porno. Las malas nunca incorporan besos entre las parejas; mientras que en las buenas no paran de hacerlo, incluso durante el coito”.
Ser capaz de efectuar la postura del misionero es también una forma que tienen los hombres de medir su estado físico, su capacidad de maniobra. “Con los años esta es una de las posturas que más les cuesta a ellos”, apunta Francisca Molero, “porque se requiere una cierta fuerza y unas articulaciones resistentes y, en personas maduras, las molestias articulares son frecuentes. Poder seguir efectuando esta posición les da una cierta seguridad, una sensación de normalidad, de que las cosas siguen como siempre. Curiosamente, esta postura es la que más veces desaconsejamos en terapia si existen problemas de eyaculación precoz; pero no porque sea mala en si misma sino porque muchos hombres no saben mover bien la cadera y la penetración bien hecha exige un movimiento en forma de ola y no uno rígido que acelera la eyaculación”.
Según la Asociación Americana de Educadores, Consejeros y Terapeutas Sexuales, el misionero sirve también para tonificar los glúteos del hombre y la pelvis y muslos de ambos, y es la mejor para fortalecer los vínculos afectivos de la pareja. Y, por si fuera poco, los movimientos de cadera que la mujer efectúa en esta coreografía ayudan a aliviar el cansancio y masajean los riñones. Según la medicina tradicional china, estos órganos son algo así como nuestras baterías, los que almacenan la energía de la vida y cuando ésta se acaba nos morimos.

los yijadistas tambien tienen sexo

El tratado árabe más erótico

El otro Kamasutra: el libro del siglo XV que nos enseña los misterios del sexo

'El jardín perfumado' demuestra que la manera en que se vivió la sexualidad fuera de nuestra civilización fue muy distinta de lo que pensábamos

Foto: Miniatura erótica persa de 1630.
Miniatura erótica persa de 1630.
“Alabado sea Alá, que ha puesto los mayores placeres del hombre en las partes naturales de la mujer y ha destinado las partes naturales del varón para que la hembra disfrute”. De esta forma da comienzo ‘El jardín Perfumado’, manual sobre sexo y, al mismo tiempo, compendio de relatos eróticos, escrito en Túnez en el siglo XV por el Jeque Nefzawi.
Consejos sobre las mejores técnicas en la cama, advertencias sobre la salud en la práctica amatoria, recetas y remedios naturales para curar enfermedades venéreas, una listas completa con los diferentes nombres que se han dado a los órganos reproductores, instrucciones para la correcta interpretación de los sueños e incluso descripciones sobre cómo es el acto en el mundo animal… Todo ello con narraciones intercaladas que intentan ofrecer un contexto práctico al lector.
Para su traductor, Richard Burton, la obra era única en su género por “la seriedad con la que se presentan los asuntos más obscenos y lascivos”
‘El Jardín Perfumado’ se presenta, en definitiva, como una miscelánea que llegó a tener en el mundo árabe una reputación perfectamente equiparable a la de obras como ‘Las mil y una noches’, y que desde nuestra perspectiva moderna debería llevar a replantearnos muchos lugares comunes que, aún hoy, mantenemos sobre la civilización que dio a la luz esta obra.

¿Manual sobre sexo o pornografía?

El libro empezó a cobrar relevancia en Occidente gracias a la traducción inglesa realizada en el siglo XIX de un manuscrito francés por el explorador, geógrafo, soldado, cartógrafo, poeta, diplomático, lingüísta, y orientalista, Richard Burton. Al igual que sucede con el 'Kamasutra', ‘El jardín perfumado’ tiene un propósito didáctico, si bien algunos de sus temas pueden resultarnos más escabrosos que los del texto indio, como, por ejemplo, las diferentes alternativas que existen para alargar el tamaño de los genitales masculinos.
Para Burton, la obra era única en su genero por “la seriedad con la que son presentados los asuntos más obscenos y lascivos”. No todas las ideas recogidas son, por supuesto, originales. Como el propio orientalista señalaba, la descripción de los diferentes posiciones, así como los movimientos recomendados para que las sensaciones sean más intensas, son préstamos que beben claramente de las fuentes de la India.
Estos libros estaban aprobados por la religión. Sus consejos se concebían como parte de las dádivas que Alá regaló al ser humano
A diferencia de la obra de Vātsyāyana, el libro de Nefzawi utiliza, sin embargo, la parte narrativa para dar descripciones muy detalladas de las formas con las que llevar a cabo el coito que, probablemente, harían enrojecer hasta al mismísimo autor indio. La traducción francesa utilizada por Burton contenía, además, un capítulo incompleto dedicado a la homosexualidad y a la pederastia que no se publicó en la edición inglesa. Cuando Burton falleció en 1890, se encontraba trabajando, precisamente, en la recuperación de dicho episodio.
Ante el temor a un posible escándalo, justo después de la muerte de Burton, su mujer Isabel acabó quemando este último legado: “De dos mil hombres, catorce lo examinarían, probablemente, con un fin científico. Los demás lo leerían de manera sucia, lo compartirían con sus amigos y el daño sería irreparable”, defendía. Su acto explica, sin duda, más cosas sobre la moral victoriana de la época que sobre cómo se ha entendido realmente el erotismo fuera de los límites de nuestra civilización.

La sexualidad en Oriente Medio

Para muchos occidentales que asocian hoy el mundo árabe con un universo repleto de tabúes sexuales, parece inimaginable que una obra semejante haya podido ser engendrada en el seno de esta cultura. La arqueóloga y antropóloga Sarah Irving, destaca a la 'BBC' cómo tratados como ‘El jardín perfumado’ nos deberían quitar de la cabeza muchos de estpes prejuicios: “Lejos de ser un volumen ‘underground’ de pornografía medieval, este tipo de libros estaban aprobados por la religión, y sus consejos eran concebidos como parte de las dádivas que Alá había regalado al ser humano”. De hecho, el público al que originariamente estaba destinado el libro era el de los hombres casados y su finalidad real era la de servir como una mera guía sexual.
El sexo en el mundo árabe no solo no es un tabú, sino que en determinados contextos se presenta como toda una celebración de la vida
En el lado opuesto de este tipo de interpretaciones se encuentra la visión hipersexualizada que los orientalistas tenían sobre la región y su cultura, donde las fantasías occidentales parecían llevarse a cabo de una forma extrema e inconcebible. Ambas ideas, la pacata y la hipersexualizada, se encuentran claramente sesgadas, si bien la primera denota, probablemente, una mayor ignorancia.
Buena culpa de ello se halla en las concepciones particularmente erróneas que aún mantenemos de clásicos como ‘Las mil y una noches’. Mientras buena parte de los relatos recogidos en la obra han sido adaptados a nuestro contexto en forma de películas de aventuras o de dibujos animados (‘Aladino’, ‘Simbad’, ‘Alí Babá y los cuarenta ladrones’, etc.), la realidad es que los cuentos originales tenían una base nada inocente y muy sexualizada: “Es obvio que el contenido fuertemente sensual e incluso pornógrafico de ‘Las mil y una noches’ corre paralelo al de otros ejemplos de la literatura árabe”, escribe el historiador británico Robert Irwin en un prólogo a una edición de 2010.
Miniatura erótica persa.
Miniatura erótica persa.
Efectivamente, los ejemplos que certifican la importancia del sexo durante el periodo medieval en esta región del planeta no faltan: el diálogo sobre las preferencias sexuales de los hombres ‘Alghilman wa Aljawari’ de Al-Jahiz o la ‘Enciclopedia del Placer’ de Al-Katib son dos buenas muestras.
“El árabe es el lenguaje del sexo” cuenta la protagonista de la novela ‘El sabor de la miel’ de la escritora siria contemporánea, Salma Al Neimi. Como otros autores antes de ella, el sexo en el mundo árabe no solo no es un tabú, sino que en determinados contextos se presenta como toda una celebración de la vida. Aunque la religión y las normas sociales dicten cómo debe ser el comportamiento de sus ciudadanos en público, tras las puertas de las alcobas y las tapas de su literatura, los hombres siguen siendo hombres y las mujeres siguen siendo mujeres.

sábado, 12 de agosto de 2017

¡¡¡¡MANDA HUEVOS!!!!

Inmovilizada una partida de 20.000 unidades de huevo líquido contaminado con fipronil en una empresa de Vizcaya

Huevos contaminados encontrados en Rumanía AFP
El Departamento de Salud del Gobierno Vasco ha inmovilizado una partida de 20.000 unidades de huevo líquido contaminado con el insecticida fipronil en una empresa de Vizcaya.
Según ha informado el Departamento en un comunicado, durante la tarde de este viernes recibió una notificación de la presencia de una partida de 20 toneladas de huevo líquido pasteurizado contaminada con fipronil procedente de Francia, que había sido enviada a una empresa de Vizcaya para elaborar productos que entrarían en las cadenas de distribución alimentaria.
Los servicios de inspección del Departamento de Salud procedieron a la inmovilización de la partida contaminada, evitando que entrara en ningún proceso de fabricación de productos y eliminando así cualquier tipo de riesgo para la salud pública.
El Departamento de Salud, que procederá en los próximos días a la destrucción de esta partida de huevos contaminada, mantiene activados todos los dispositivos de vigilancia para esta alerta.

HASTA LOS HUEVOS...CONTAMINADOS

viernes, 11 de agosto de 2017

COMER MENOS NOS HACE VIVIR MAS


Cómo influye el ritmo circadiano de las células madre en el envejecimiento

    Las funciones de las células madre siguen estando marcadas por el día y la noche durante el envejecimiento, pero están destinadas a reparar los tejidos y no a mantenerlos tonificados. Así lo revelan dos estudios que refutan un dogma científico que asociaba el envejecimiento con la pérdida del ciclo circadiano de las células madre. Según los científicos liderados por el IRB de Barcelona, una dieta baja en calorías retrasa el cambio de funciones rítmicas de las células madre y ralentiza el envejecimiento.
    .
    <p>Imagen representativa de los efectos del ritmo circadiano en envejecimiento. / Iris Joval Granollers</p>
    Imagen representativa de los efectos del ritmo circadiano en envejecimiento. / Iris Joval Granollers
    Una hipótesis ampliamente aceptada sostenía que con el tiempo las células madre dejaban de saber si era de día o de noche (perdían el ritmo circadiano) y esto promovía el envejecimiento. Pero no es del todo así.
    Científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y de la Universidad de California Irvine (EE UU) refutan la hipótesis con dos estudios que publican en la revista Cell. Durante el envejecimiento las células madre siguen trabajando rítmicamente, lo que ocurre es que reprograman las funciones circadianas que llevan a cabo.
    "El abandono de sus antiguas funciones circadianas durante el envejecimiento natural contribuye a que se acumule más daño y haya más envejecimiento", dice el experto
    “Las células madre envejecidas conservan perfectamente el ritmo circadiano, pero ahora desempeñan todo otro conjunto de funciones para hacer frente a problemas que aparecen con la edad”, describe el investigador ICREA Salvador Aznar Benitah, jefe del grupo Células Madre y Cáncer y líder de ambos estudios.
    Los científicos desconocen por el momento las causas de dicha reprogramación. "El problema es que desaparece la funcionalidad rítmica que tenían las células madre 'jóvenes' y que tiene que ver con la protección y la preservación del tejido, funciones que pasan a no ser rítmicas. Ese abandono de sus antiguas funciones circadianas durante el envejecimiento natural contribuye a que, de algún modo, se acumule más daño y haya más envejecimiento”, añade Aznar Benitah.
    Las primeras autoras de ambos trabajos, la investigadora asociada Guiomar Solanas y la estudiante de doctorado “la Caixa” Francisca Oliveira Peixoto, ambas del IRB Barcelona, compararon células madre de ratones jóvenes (de tres meses) con las de ratones envejecidos (de entre 18 y 22 meses) en tres tipos de tejidos: piel, músculo e hígado, cada cuatro horas durante el día. “Han sido experimentos técnicamente muy complejos y exigentes, pero los resultados son sorprendentes”, declara Solanas. 
    La reprogramación de genes se da, por ejemplo, para hacer frente al daño acumulado en el ADN, para actuar sobre tejidos inflamados, o sobre un sistema de auto limpieza celular (autofagia) ineficaz.
    “Aunque siempre hay reprogramación circadiana en el envejecimiento, un aspecto interesante de nuestros resultados es que es específica y distinta para cada tejido estudiado. Esto significa que aunque todo el organismo esté envejeciendo, cada tejido lo hace a su manera, y por lo tanto el abordaje para ralentizar el envejecimiento habría de estudiarse y hacerse tejido a tejido”, explica Pura Muñoz-Cánoves, investigadora ICREA del departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF, y coautora de uno de los trabajos. 
    La dieta hipocalórica mantiene un ritmo circadiano jovial
    Se sabe que la dieta hipocalórica retrasa los signos de envejecimiento en primates y ratones. Solanas y Peixoto, en otro conjunto de experimentos, dieron a ratones una dieta hipocalórica durante seis meses y lo compararon con ratones con una dieta normal. Los animales envejecidos con dieta hipocalórica conservaban la mayoría de las funciones rítmicas de “su juventud”.
    Los animales envejecidos con dieta hipocalórica conservaban la mayoría de las funciones rítmicas de “su juventud”
    “La dieta hipocalórica contribuye a prevenir muy potentemente lo que ocurre durante el envejecimiento fisiológico. Mantener las células madre con un ritmo 'joven' es importante porque al fin y cabo su función es renovar y preservar los tejidos en ritmos de día y noche muy marcados. Comer menos parece prevenir el envejecimiento del tejido y por lo tanto no hay necesidad de reprogramar las funciones circadianas”, describe Aznar Benitah.
    Según los investigadores, los estudios dan una explicación a por qué una dieta restringida en calorías ralentiza el envejecimiento. Lo que no está tan claro es que para los humanos las dietas hipocalóricas sean una solución para mantener a raya el envejecimiento.
    “No son muy recomendables, ya que se pasa hambre constantemente y por lo tanto requiere mucha fuerza de voluntad; además, mantienen al organismo con la energía mínima para sus funciones, lo que a la larga puede tener consecuencias negativas en el día a día de la persona”, subraya el experto.
    El científico explica que en este sentido lo importante ahora es ahondar en porqué el metabolismo tiene este efecto tan dominante sobre el envejecimiento de las células madre y, una vez identificado el nexo de unión que promueve o retrasa el envejecimiento, desarrollar terapias que modulen dicho nexo de unión.

    jueves, 10 de agosto de 2017

    ¿PORQUE NO COMERSE AL VECINO?

    Estos huesos humanos fueron grabados como parte de un ritual caníbal


    Ampliar Bello et al (2017)
    Las extrañas marcas oblicuas halladas en huesos humanos procedentes de una de las últimas culturas paleolíticas, la Magdaleniense, han sido tema de debate entre los científicos durante mucho tiempo. ¿Se trata de grabados intencionados o de una mera consecuencia de su muerte?
    Un estudio publicado en la revista PLoS ONE, liderado por la investigadora Silvia Bello del Museo de Historia Natural de Reino Unido, apunta a que los huesos podrían haber sido modificados intencionalmente como parte de un ritual caníbal.
    Para resolver el misterio, el equipo de científicos analizó mediante morfometría un radio procedente de la cueva de Gough (Inglaterra), donde se encuentra la mayor colección de restos grabados hasta la fecha y donde se han descubierto evidencias de canibalismo anteriormente.
    De este modo, compararon las marcas de cortes, heridas y dientes humanos en el antebrazo derecho, así como los misteriosos cortes en forma de espiral, con otros huesos procedentes del mismo período. Los resultados indican que las extrañas marcas fueron hechas de forma intencionada y que podrían ser parte de un ritual caníbal.
    El estudio aporta nuevas evidencias sobre canibalismo en la cueva de Gough y da fuerza a la hipótesis de que allí se practicaban rituales simbólicos. Según los investigadores, los grabados podrían representar un ejemplo único de comportamiento funerario caníbal en el Paleolítico, algo que no ha sido demostrado todavía.
    Licencia : C

    EL VERANO BOREAL SE ACABA?


    El frío y sobrepeso: ¿tienen relación?

    Durante el invierno es muy común escuchar frases como “con este frío qué ganas de comer algo rico” o “en verano es más fácil cuidarse”. Sin embargo, esto no implica que al momento de comer durante la época de frío deban aportar un exceso de grasa y calorías a nuestro organismo. Al respecto opinó para Télam la Dra. Virginia Busnelli, médica especialista en Nutrición.
    Virginia Busnelli

    Por Virginia Busnelli

    En esta época del año es muy común escuchar "Qué hambre me da este frío"; "Con este frío qué ganas de comer algo rico"; "En verano es más fácil cuidarse"; todas estas frases que aparecen muy asiduamente durante esta época del año parecieran suponer que el frío abre una especie de "permitido desenfreno" cuando de alimentación se trata.

    Si bien es cierto que, ante el frío, nuestro cuerpo nos pide elevar su temperatura y, una forma de hacerlo, es ingiriendo alimentos, preparaciones o líquidos calientes, ello no implica que nuestras elecciones al momento de comer durante la época de frío deban aportar un exceso de grasa y calorías a nuestro organismo; exceso que - como sabemos - se podrá ver traducido en un aumento de peso y, lo que es peor aún, en la incorporación de malos hábitos alimentarios que no hacen más que complicar, en mayor o menor medida, nuestra salud.

    Es importante ser conscientes que, con las bajas temperaturas, nuestro sistema inmunológico está más activo y preparado para combatir los diferentes virus que se presentan en el ambiente. Por esto, y en contra del mito popular de incorporar un exceso de calorías "vacías", lo que realmente debemos hacer es sumar nutrientes que ayuden a nuestro organismo a sentirse fuerte y saludable.

    Muchas personas, llegado este momento del año, suelen dejar de lado las ensaladas o las frutas frescas por considerarlas propias del verano y asociarlas con un sentido refrescante que no coincide con la época invernal. A su vez, utilizando algunas de estas excusas y hasta quizás sin darse cuenta, hay quienes transforman las preparaciones más livianas en menús con excesos de calorías y grasas, apoyándose en que de esa manera pasarán mejor los días de frío. Otro nutriente fundamental, que suele abandonarse en el invierno, es el agua; este es un punto muy importante a tener en cuenta sobre todo en niños, adolescentes y ancianos, donde puede existir un mayor riesgo de deshidratación.

    Las sopas de verduras y caldos, por ejemplo son una excelente alternativa para sumar nutrientes, aportando mucho volumen y fibra con pocas calorías y dándonos, además, la satisfacción de comer un plato rico y caliente. Son ideales para ser consumidas antes de cada comida principal para comenzar a registrar la saciedad. Por otro lado, los guisos, a base de vegetales con el agregado de legumbres y carnes magras, también pueden ser una muy buena y saciante opción. Por último, las infusiones calientes de todo tipo, nos aportan el calor necesario para que regulemos mejor la temperatura del cuerpo; es una muy buena época para darnos el gusto de preparar y probar distintas opciones de tés, sumando sabores y colores.

    Es muy importante destacar, además, que no debemos abandonar la actividad física y el movimiento ya que esto, también, nos permitirá entrar en calor, regular la actividad metabólica y aumentar la temperatura de nuestro organismo.

    No usemos el invierno como excusa, aprovechemos el invierno para disfrutarlo al máximo sin dejar de cuidarnos e incorporando - en su medida justa - todo lo que nos gusta y nos hace bien!

    Seguramente pasemos más tiempo en casa durante esta época, es una buena razón para elegir compartir más tiempo en familia y cocinar juntos eligiendo opciones ricas y saludables.

    Importante para no olvidar

    - Las frutas y las verduras, son fuentes de vitaminas y minerales específicos para combatir las enfermedades asociadas al cambio climático como el resfrío y la gripe.

    - El líquido, tanto en infusiones calientes como frías, y el consumo de agua pura y segura, es fundamental. Una buena hidratación hace al correcto funcionamiento de nuestros órganos.

    - Los lácteos descremados, como leche, yogures y quesos light, nos aportan proteínas de alta calidad nutricional, no deben ser olvidados en invierno.

    - La actividad física regular y sostenida, aumenta el ritmo cardíaco con el consiguiente aumento de la circulación y de la temperatura corporal, además, aumentamos el gasto calórico favoreciendo así el descenso y mantenimiento de peso.

    miércoles, 9 de agosto de 2017

    Las plantas tienen nuestros cinco sentidos y quince más

    .
    Representan el 98,7% de la vida en el planeta; sin embargo, sólo el 3% de los científicos estudian las plantas. ¡Sólo el 3% para estudiar casi la totalidad de la vida! Absurdo. Mancuso es uno de ellos, con más de 250 artículos científicos sobre el tema y que acaba de publicar, con la periodista Alessandra Viola, Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal (Galaxia Gutenberg), en el que narra los estudios y resultados más recientes, propios y ajenos, y que demuestran que las plantas se comunican entre ellas y con otros animales, duermen, memorizan, aprenden, cuidan de su prole, toman decisiones, e incluso son capaces de manipular a otras especies. Un mundo por descubrir.
    Las plantas tienen nuestros cinco sentidos y quince más
    Las plantas sienten?
    Mucho más de lo que sentimos los animales. Y no es mi opinión o percepción, es una evidencia científica.
    No es usted un iluminado.
    No. Sabemos que perciben los cambios eléctricos, el campo magnético, el gradiente químico, la presencia de patógenos...
    ¿Oyen, ven...?
    Las plantas tienen nuestros cinco sentidos y quince más. No tienen ojos y oídos como nosotros, pero perciben todas las gradaciones de la luz y las vibraciones sonoras.
    ¿Y les gusta la música?
    Ciertas frecuencias, sobre todo las bajas (entre los 100 Hz y los 500 Hz), favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas hacia la fuente de ese sonido, que equivale a frecuencias naturales como la del agua que corre, pero hablar o cantar a las plantas es perder el tiempo.
    ¿Hay sonidos bajo tierra?
    Se ha descubierto que las raíces producen sonido y son capaces de percibirlo. Eso sugiere la existencia de una vía de comunicación subterránea.
    Tampoco tienen nariz.
    Su olfato y gusto son muy sensibles. Perciben las moléculas químicas, es su modo de comunicación, cada olor es un mensaje. Y tienen tacto, basta ver a cámara rápida cómo palpa una planta trepadora.
    ¿Y dice que se comunican?
    Se comunican con otras plantas de la misma especie a través de moléculas químicas volátiles, mandan por ejemplo mensajes de peligro. Si un insecto se le está comiendo las hojas, la planta produce al instante determinadas moléculas que se difunden kilómetros y que avisan de que hay un ataque en curso.
    ¿Y cómo se defienden?
    De muchas maneras. Pueden aumentar sus moléculas venenosas o producir proteínas indigeribles para el insecto. Muchas plantas al ser comidas por un insecto emiten determinadas sustancias para atraer a otros insectos que lo depreden.
    Eso es comunicación entre especies.
    Las plantas producen muchas moléculas químicas cuyo único objeto es manipular el cerebro de los animales, en ese contexto se inscriben las drogas.
    Un ejemplo...
    Estudios recientes demuestran que un naranjo o un limonero en flor actúa de diferente manera según la cantidad de polen que lleve el insecto. Si lleva mucho polen, aumenta en el néctar la cantidad de cafeína para activar su cerebro, para que se acuerde de esa planta y vuelva. Si lleva poco polen, corta la cafeína.
    ¿Inteligencia vegetal?
    Si inteligencia es la capacidad para resolver problemas, las plantas son capaces de responder de manera adecuada a estímulos externos e internos, es decir: son conscientes de lo que son y de lo que las rodea.
    ¡Eso es mucho!
    Hemos ignorado cómo funciona el 99,7% de la vida en el planeta y no podemos permitírnoslo porque nuestra dependencia del reino vegetal incluye -además del aire, la comida y los fármacos- la energía (los combustibles fósiles son depósitos orgánicos).
    Desconocemos el 90 por ciento de las plantas.
    En su evolución las plantas han producido millones de soluciones que son muy distintas de las que han producido los animales. Hasta ahora el hombre ha basado su tecnología en cómo estamos hechos nosotros: un centro de mando y una jerarquía de órganos, y así se organizan nuestras sociedades, gobiernos, máquinas...
    Hay otro mundo en el que inspirarnos.
    Estudiar las plantas nos dará una cantidad ingente de posibilidades tecnológicas. Por ejemplo, las redes: una red de internet y un conjunto de raíces son muy similares. Pero las plantas son redes vivas, imagine lo que podemos llegar a aprender de ellas.
    ¿Son altruistas?
    Compiten con otras especies y cooperan si son del mismo clan. Pero hay algunos ejemplos extraordinarios en los que podemos hablar de un alto grado de altruismo. Hay una investigación muy hermosa que se hizo hace cuatro años en Canadá.
    Cuénteme.
    Se aisló a un gran abeto del acceso al agua, y los abetos de alrededor le pasaron sus nutrientes durante años para que no muriera. Las plantas son organismos sociales tan sofisticados y evolucionados como nosotros.
    ¿Cuidan de su prole?
    En las plantas observamos el cuidado parental que observamos en los animales más evolucionados. En un bosque denso, para que un árbol recién nacido adquiera cierta altura para poder hacer la fotosíntesis y ser autosuficiente han de pasar al menos diez o quince años durante los cuales será alimentado y cuidado por su familia.
    ¿Dónde tienen el cerebro?
    Las neuronas son las únicas células en los animales que producen y transmiten señales eléctricas. En las plantas, la mayor parte de las células de su cuerpo lo hacen, y en la punta de las raíces tienen muchísimas. Podríamos decir que toda la planta es cerebro.
    * Neurobiólogo vegetal
    Ecoportal.net
    La Vanguardia

    Lo que las momias de Lituania revelan sobre las enfermedades que sufrimos

    A través de los cuerpos embalsamados hallados en una iglesia de Vilna un grupo de investigadores estudia cómo pudieron surgir determinadas enfermedades y epidemias

    Foto: Documentos históricos con forma de cuerpo humano. (iStock)
    Documentos históricos con forma de cuerpo humano. (iStock)
    Autor
    Cientos de esqueletos yacen bajo una cripta de la Iglesia del Espíritu Santo en pleno corazón de Vilna, la capital de la república báltica de Lituania. De esos cadáveres, 23 son muy diferentes al resto: la carne todavía recubre los huesos, las prendas están presentes y las entrañas se mantienen aún en su interior.
    “Se conservan tan bien que parece que estén casi vivas”, cuenta a ‘The New York Times’ Dario Piombino-Mascali, un antropólogo italiano especialista en este tipo de momias, que junto a su equipo está intentando desentrañar todos los secretos de los habitantes de las catacumbas: hombres, mujeres y niños que perecieron en los siglos XVII, XVIII y XIX y cuyos restos quedaron momificados por la fresca temperatura de la cripta y por la ventilación. “Parece que algunos están simplemente durmiendo”, afirma en otro artículo publicado en ‘The Guardian’.
    No sentíamos que las momias fueran un objeto arqueológico. Parecía, más bien, que estuvieran esperando un chequeo
    Los ataúdes ocultos en una tenebrosa guarida escondida bajo el altar de la iglesia fueron profanados por Napoleón para reutilizar la madera. Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis emplearon el lugar como un improvisado refugio, mientras que los soviéticos convirtieron la cripta en un museo del ateísmo.
    El objetivo de Piombino-Mascali y sus colaboradores se basa ahora en extraer toda una lección de este tesoro biológico. Según lo que se ha descubierto hasta ahora la medicina moderna podría aprender mucho de las enfermedades que acabaron con la vida de tales individuos. “Estos registros históricos de pacientes son como una caja de bombones para nosotros”, apunta el Dr. Frank Rühli, de la Universidad de Zurich, quien al igual que Piombino-Mascali analiza los órganos internos de varias momias egipcias e iranianas con un próposito similar.

    Comprender la historia desde las enfermedades

    A través de su trabajo, el antropólogo italiano ha identificado algunas de las enfermedades más comunes que aquejaban a estos ciudadanos: caries, afecciones de las encías, artritis, deformidades óseas, bocio o incluso tumores benignos. Problemas achacables a una dieta pobre en frutas y verduras y rica en carnes y grasas: “Es extraño. No sentíamos que fueran un objeto de interés cultural y arqueológico. La sensación era, más bien, que ellos estuvieran ahora con nosotros dispuestos a hacerse un chequeo médico”, confiesa el investigador.
    Necesitamos saber cómo las afecciones evolucionaron a lo largo del tiempo. Algunas podrían volver a aparecer
    El hallazgo más importante estaba, sin embargo, por llegar. Tras enviar muestras del cuerpo de un niño momificado del siglo XVII a Canadá se descubrieron restos de uno de los virus más devastadores que en su día llegó a acabar con la vida de 500 millones de personas alrededor de todo el planeta: la viruela.
    “No percibimos inicialmente que el niño tuviera viruela porque la enfermedad no deja ningún rastro”. El valor de este descubrimiento es que pone en cuestión la teoría más difundida de que la enfermedad apareció durante la época de los faraones y fue mutando gradualmente. Comparando la cepa del siglo XVII con las variantes modernas del virus, se halló que compartían un antepasado común que debió de aparecer entre los años 1530 y 1654. La mutación más devastadora habría surgido, por tanto, solo algunos siglos atrás.
    No hago disecciones. Creo que estar muerto no borra lo humano. No uso el bisturí si los cuerpos están íntegros
    La pregunta que los investigadores se hacen ahora es de dónde pudo surgir la viruela de forma tan repentina durante el siglo XVI. Se cree que se habría podido transmitir de animales a hombres. Si eso fuera así, el riesgo que se podría plantear ahora es si existe una cepa no activa en los animales que tendría posibilidades de hacer acto de presencia de nuevo: “Necesitamos saber cómo estas condiciones se desarrollaron y evolucionaron a lo largo del tiempo. El virus ha sido erradicado, pero los gobiernos de Rusia y Estados Unidos todavía lo conservan. Esta información puede tener un especial valor”.
    Además de las afecciones señaladas, se han encontrado varios casos de aterosclerosis y tuberculosis entre los cadáveres. Los hallazgos ofrecen pruebas de que incluso las clases altas experimentaron problemas de salud crónicos en esta ciudad, incluyendo aquellos relacionados con una mala nutrición.

    Auténticos documentos biológicos

    Tras los perjuicios ocasionados a los cuerpos por análisis realizados durante los años 60, Piombino-Mascali y su equipo están muy concienciados para que no se provoquen más daños a las momias, consideradas ahora para ellos como todo un tesoro cultural y científico: “No hago disecciones, no quiero hacer eso. Creo que estar muerto no borra lo humano. No uso el bisturí si los cuerpos están íntegros. Me niego. Solo si hay aberturas naturales, ya sea por descomposición o por daño, entraremos por ellas”.
    Iglesia del Santo Espíritu en Vilna. (Creative Commons)
    Iglesia del Santo Espíritu en Vilna. (Creative Commons)
    El deseo del antropólogo es que la memoria de este hallazgo no se acabe perdiendo. Para él, las momias “tienen que ser exhibidas de un modo apropiado para que la gente pueda entender mejor su historia”. Estudios recientes de cuerpos embalsamados repartidos por todo el globo han ofrecido importantes datos sobre enfermedades del corazón y tuberculosis, entre otras dolencias. Paradójicamente, hombres y mujeres que fallecieron hace siglos podrían hoy enseñarnos muchas cosas sobre el futuro de nuestra salud.

    UN MINISTRO ARGENTINO FASCISTA,RODRIGUEZ LARRETA DIJO QUE "POR SUERTE LOS HOMBRES VENCIMOS A LOS DINOSAURIOS"


    Los paleontólogos lo han denominado 'Patagotitan mayorum'

    El dinosaurio más grande del mundo ya tiene nombre

      Desde su hallazgo en 2013 en la Patagonia argentina, el titanosaurio más grande del mundo y hasta ahora anónimo ha fascinado a todo el mundo. Desde principios de 2016 incluso se puede contemplar una réplica a escala real en Nueva York. Ahora un nuevo estudio, que ha permitido denominarlo Patagotitan mayorum, revela que pesaba 69 toneladas y medía casi 40 metros de largo, el equivalente a dos camiones.
      Federico Kukso | 
      <p>Reconstrucción de <em>Patagotitan mayorum</em>. / Jorge González</p>
      Reconstrucción de Patagotitan mayorum. / Jorge González
      Era hora de que el dinosaurio más grande del mundo conocido hasta el momento tuviera un nombre. Durante cuatro años fue un gigante anónimo, un monumental embajador del pasado lejano que imponía respeto. El naturalista inglés David Attenborough cayó fascinado a sus pies y le dedicó un documental. Desde enero de 2016, una réplica de sus restos alimenta el asombro de los visitantes del Museo Americano de Historia Natural en Nueva York. A partir de hoy el titanosaurio hallado en la Patagonia argentina se llama Patagotitan mayorum.
      "Esta vez intentamos algo nuevo. Primero acercamos a la sociedad a la paleontología al mantenerlos al tanto de cada paso de la investigación", dice el experto
      “Por lo general, los hallazgos paleontológicos se hacen en silencio y se dan a conocer a la comunidad muchos años después del descubrimiento a través de la publicación científica de un artículo –cuenta el paleontólogo argentino José Luis Carballido, uno de los autores del estudio e investigador del Museo Paleontológico Egidio Feruglio–. Pero esta vez intentamos algo nuevo. Lo hicimos al revés. Primero acercamos a la sociedad a la paleontología al mantenerlos al tanto de cada paso de la investigación, para que comprendan el trabajo de fondo y la importancia de la preservación del patrimonio nacional. Y ahora publicamos el primero de una serie de papers sobre el titanosaurio”.
      En el trabajo, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, el gran dinosaurio descubierto en la provincia de Chubut en 2013 recibe un nombre (“Patago” por Patagonia; “titan” por las deidades griegas –símbolo de fuerza y tamaño– y “mayorum”, en honor a la familia Mayo, los dueños del rancho “La Flecha” donde los fósiles fueron encontrados), pero no solo eso.
      Los investigadores revelan también más detalles sobre la increíble anatomía de esta especie que vivió hace 101 millones de años. A partir de los fósiles recobrados de seis ejemplares distribuidos en tres niveles, pudieron calcular la masa corporal –69 toneladas, el equivalente a 14 elefantes africanos– y longitud –39,5 metros de largo, algo así como dos camiones con remolque, uno detrás de otro–. Esto convierte a esta criatura en la más grande que haya caminado sobre la Tierra.
      reconstruccionTrelew
      Réplica a escala real del titanosaurio. / Trelew
      “Me llama la atención el diseño de las vértebras, son tan grandes. Realmente parecen la estructura de acero que tienen algunos edificios”, dice el paleontólogo Diego Pol, otro de los líderes del equipo científico e investigador del Conicet. “Mantenerse lo más liviano posible midiendo 39 metros de largo no debe haber sido fácil”, recalca.
      Una escena del crimen paleontológica
      Como muchas historias de detectives, todo comenzó por casualidad. Un día de 2011, mientras recorría a caballo las 13.000 hectáreas de la estancia La Flecha –ubicada a más de 1.300 kilómetros de Buenos Aires, en el centro de la provincia de Chubut–, un peón curioso llamado Aurelio Hernández observó algo distinto, un objeto que caprichosamente afloraba del suelo: un hueso solitario, distinto a los que dejan los animales habituales de esta zona desértica atravesada por la soledad y los fuertes vientos.
      "Nunca habíamos visto tantos huesos grandes juntos en un mismo lugar”, recuerda el paleontólogo Leonardo Salgado
      Los meses pasaron y finalmente aquel hallazgo llegó a los oídos de los científicos del Museo Paleontológico Egidio Feruglio de Trelew que, con cinceles, cepillos, martillos y paciencia, se acercaron al lugar. Y entonces, lo vieron: primero la punta de lo que parecía un fémur –de unos 2,40 metros de largo–, y después una vértebra, y partes del cuello y del dorso. Era toda una escena del crimen paleontológico.
      “Lo que más me impactó fue la espectacularidad del sitio. Ya conocíamos otros dinosaurios de tamaño comparable al de Patagotitan, pero nunca habíamos visto tantos huesos grandes juntos en un mismo lugar”, recuerda Leonardo Salgado, paleontólogo de la Universidad Nacional de General Roca y miembro del equipo que trabajó en la excavación a 40 ºC a la sombra.
      Los restos estaban prácticamente intactos, algo que no se ve con frecuencia. De hecho, los fósiles de titanosaurios son escasos y fragmentarios. Las estimaciones sobre la masa corporal del dinosaurio más grande conocido hasta entonces, el Argentinosaurus, se basaron en menos de 20 fósiles descubiertos. En esta ocasión, en cambio, se hallaron en el yacimiento más de 200 fósiles de estos dinosaurios herbívoros en excelente estado de preservación, además de 60 dientes de terópodos o dinosaurios carnívoros de gran tamaño como el Tyrannotitan chubutensis.
      “Ya para la segunda campaña nos habíamos dado cuenta de que los huesos que iban apareciendo correspondían a diferentes individuos de una misma especie, que habían muerto en diferentes momentos, con varios años de diferencia tal vez”, explica José Luis Carballido.
      Los científicos no podían saber exactamente la edad que tenían o su género. Ni siquiera su color. “Analizando los huesos nos llamó la atención que todos los individuos eran animales adultos, pero jóvenes. Aún estaban creciendo lentamente. Si uno tuviera que compararlos con un humano, sería una persona de 18 años”, asevera.
      F+®mur con P Puerta (J. Farfaglia)
      Un paleontólogo tumbado junto al fémur de 'Patagotitan mayorum'. / J. Farfaglia
      Misterios sin resolver
      Desde el momento en que los enormes fósiles fueron extraídos con retroexcavadoras, palas mecánicas y grúas y se anunció su descubrimiento, el “Titanosaurio” se volvió todo un ícono cultural. Se erigieron reproducciones artísticas tanto en la feria científica Tecnópolis en la provincia de Buenos Aires como en el ingreso a la ciudad chubutense de Trelew. Una réplica se levantó en el cuarto piso del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. Se vendieron miles de objetos de merchandising y se filmaron varios documentales.
      Los paleontólogos estiman que estos dinosaurios probablemente caminasen más con el cuello paralelo al suelo
      Aunque los miembros de esta especie eran altos como un edificio de siete pisos, los paleontólogos estiman que probablemente caminasen más con el cuello paralelo al suelo. “En este animal, los miembros anteriores son más cortos que los posteriores. Hoy se piensa que mantener el cuello horizontal tenía una ventaja: no buscaban comer de las ramas más altas como hacen hoy las jirafas, sino cubrir una amplia área de alimentación sin mover mucho el cuerpo”, indica Carballido.
      Tras 13 campañas y miles de hora de trabajo en el laboratorio, los científicos conocen más detalles sobre la anatomía XL de Patagotitan mayorum, pero quedan muchos misterios por resolver todavía. Uno de ellos es el cráneo. “Es la pieza más difícil de encontrar en muchos saurópodos y en especial en los titanosaurios. Nosotros solo encontramos un diente de estos animales con forma de cuchara. Se conocen solo cráneos relativamente completos de cuatro especies de titanosaurios, muy poco entre las cerca de 90 especies conocidas para este grupo o clado”, subraya Diego Pol.
      “Sería interesante saber más al respecto para poder evaluar si el gigantismo estuvo acompañado de cambios en el cráneo y en la dentición, dado que uno de los desafíos de ser gigante es poder ingerir suficiente alimento por día para mantener los requerimientos energéticos”, añade.
      El mayor enigma de todos, sin embargo, es otro: ¿Qué pasó en aquel lugar hace 101 millones de años, en el Cretácico? En ese momento Sudamérica era una gran isla de clima húmedo y de bosques frondosos con árboles de unos 15 metros de alto, una región habitada por una fauna particular de dinosaurios que evolucionaba de forma independiente a la del resto del mundo. ¿Qué tenía de particular en aquel sitio? ¿Se trataba de un cementerio de dinosaurios o un lugar al que acudían periódicamente a morir?
      Según el geólogo Alberto Garrido, el área por entonces era una planicie de inundación que conformaba el valle del río. Los depósitos eran principalmente fangosos y solían formarse además algunas pequeñas lagunas o charcos de agua alrededor de los cuales crecía una importante vegetación.
      “Los restos fueron hallados en tres niveles diferentes, separados por pocos centímetros entre sí. Cada nivel muestra distinto grado de preservación de los huesos, muchas veces con signos de pisoteo, lo que indica que los cuerpos sufrieron en cada caso un tiempo más o menos prolongado de exposición. Las evidencias apuntan a que pasaron algunos meses o años entre cada evento o muerte. Algo hacía que murieran allí. No existen evidencias de acumulación por arrastre de corrientes, tampoco de haber quedado empantanados en el terreno lodoso”, agrega el director del Museo Juan Olsacher de Zapala.
      Quizás estos descomunales saurópodos concurrían en manada durante épocas de sequía a la zona a beber y comer. Quizás algunos llegaban deshidratados y se desplomaban, quedando a la merced de los carroñeros que, al morder su gruesa piel, perdían varios de sus dientes. Se resuelvan o no estos interrogantes, ya forman parte de la historia del gigante Patagotitan mayorum.
      Campo 6 (A. Otero)
      Paleontólogo trabajando con los restos del dinosaurio gigante. / A. Otero
      Referencia bibliográfica: